6 nov. 2009

Paramos este puente...

Aprovechando unos días de baja por gripe A, al menos cuando me lo ha pemitido la fiebre, he estando pintando un poco y poniendo al día algunos proyectos que tenía aparcados, además de leerme "El Terror", que me regaló Dani y que me ha gustado mucho.



Sin embargo este puente (puente al menos en Madrid) toca visita familiar, así que he tenido que poner orden en la habitación de invitados, zona que utilizo para pintar y demás labores del hobby.

Ésta es (para desesperación de mi pareja) mi mesa de trabajo, donde el espacio está fenomenalmente aprovechado, como se puede observar...


Y así es como estará durante los próximos tres días.


En fin, tarde o temprano todo volverá a su lugar...

Estos días he aprovechado para dos cosas.

Primero, retomar Impetus, algo abandonado con el venazo por la guerra civil que nos dio.

Tenía pendiente pintar una gran unidad de piqueros completa (tres bases), y ya la he terminado (bueno, a falta de decorar la base).

He reducido el número de figuras por filas, porque me daba la impresión que la base estaba demasiado saturada.

La última base sólo tiene 2 filas en lugar de 3, y es que como estuve haciendo conversiones (para los elefantes, caballería...) al final me faltaron miniaturas. La unidad al completo (las 3 peanas) tiene 89 piqueros.

He dado algún retoque a las figuras que ya tenía pintadas, cambiando el color de algunos yelmos, y creo que la unidad ha quedado bastante vistosa. Espero terminarla pronto.

Otro nuevo proyecto son los samuráis, aunque como casi todo, son más bien viejos proyectos que les cuesta arrancar...


La miniaturas de los hermanos Perry son de lo mejor que hay en 28mm, y aunque ha pasado mucho tiempo desde que he pintado algo en esta escala voy a intentar no desmerecer la fantástica calidad de estas miniaturas.

Voy a empezar con un grupo de mando y algo de caballería para abrir boca. El tema del ejército: los Red Devils de la familia Ii.

Esto me recuerda que tengo que ir a comprar más rojo...

3 comentarios:

  1. Jajajajaja, esas mesas me temo que son comunes a todos. La mía tiene la extraordinaria facultad de acumular cosas diversas, entre ellas libros, muchos libros, revistas, miniaturas, pinturas y trastos sin duda de alguna utilidad, aunque en ese momento no sepa exactamente para qué. Cada vez que me voy arreglarla necesito al menos dos días de mentalización y preparación, y eso suele suceder cuando teniendo un peaso de mesa para mi solo, acabo pintando en un rinconcito. Es entonces cuando pienso: Hmmmm. será cosa de recoger esto un poco.

    ResponderEliminar
  2. ¿Tarde o temprano todo volverá a su lugar?
    ¿No te es más cómodo tenerlo ordenado e ir sacando lo que necesites en cada momento?
    Fdo: una maniática del orden ;-p

    ResponderEliminar
  3. Dos cosas. Primero está muy prolijo en TODAS las fotos y segundo no veo una mota de polvo (por lo menos en la primera y última foto) con lo cual deduzco que el desorden no dura más de dos días.
    En fin, a pesar de mi envídia del estado de tu mesa, te tengo que felicitar por la misma.

    ResponderEliminar